El hoy no es más que el recuerdo del ayer y el mañana, el sueño de hoy.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Julio Lois Fernández


Estado actual
de la investigación histórica sobre Jesús

Julio Lois Fernández
juliolois@navegalia.com



Ayer leí la noticia de la muerte de Julio Lois.  Me sonaba de haber leído algún artículo o libro suyo y lo relacionaba con los teólogos de la liberación. Efectivamente revisando el archivo encuentro un libro suyo sobre el estado actual de la investigación histórica sobre Jesús. Lo volví a releer por encima y me pareció que, aunque muy acertado, en cierto modo, sigue “sin estrenar”.  Sintetizando mucho trataba de precisar en su artículo la relación que debe mantenerse entre el Jesús de la Historia y el Cristo de la fe. Extraigo algunos párrafos y elimino las notas al pie de página.

“Es preciso tener en cuenta que el “Jesús histórico” que pretende presentarnos la investigación histórico-crítica no equivale sin más al “Jesús real” o “Jesús terrestre” que vivió y murió. La expresión “Jesús histórico”, en su sentido técnico, se refiere a lo que científicamente puede saberse acerca de Jesús.

Si en Jesús se da una universalidad única, deberá hallarse en su humanidad, no tras ella o sobre ella. La figura en que Dios se revela es el hombre Jesús...Lo humano es aquí la medida (no digo norma o criterio) en que aparece lo divino...Si Jesucristo es Dios Hijo, lo sabemos solamente por la manera en que es hombre; esto debe reflejarse en su propia existencia humana, y él debe ser hombre de forma absolutamente única

Se entiende por Cristología “desde arriba” la que procede desde la divinidad de Jesús y sitúa así la idea de la encarnación como punto central de su reflexión. Presupone la divinidad de Jesús, confesada en la fe, y a partir de ahí se pregunta cómo se ha encarnado el Hijo eterno de Dios, segunda persona de la Trinidad.

La Cristología “desde abajo” es la que arranca de la humanidad histórica de Jesús y desde ahí se remonta al reconocimiento de su divinidad. Se basa, pues, como primera referencia, en el mensaje y en el destino de Jesús, para llegar, a partir de ahí, a la idea de la encarnación.

Como se ve no es una cuestión banal la cuestión metodológica. Tal vez pudiéramos decir que el anuncio cristiano sobre Cristo sólo puede entenderse en su verdadero contenido significativo a partir de la historia de Jesús. Y es que es a partir de esa historia  como captaremos mejor la razonabilidad del anuncio, como seremos llamados a la conversión traducida en seguimiento de Jesús, como percibiremos mejor el rostro -diferente y hasta disidente- del Dios que en ella se nos ha manifestado, como nos sentiremos estimulados a ser Iglesia pobre y de los pobres...

“Este catecismo está pensado para los cristianos que construyen «el Reino» en la tierra desde la base, y para que reflexionen quienes lo construyen desde arriba, y no precisamente desde el cielo.”

Yo lo que tengo son los tres  folletos de “Catecismo  Alandar”, que adquirí a principio de los 90, ya no me acordaba que Julio Lois era uno de sus coautores. Están geniales. Toda la colección de folletos.

De momento estamos con el método de teología “desde arriba” con la esperanza de que algún se invierta el orden… ¡¡Gracias Julio Lois!!. ¡¡Usted sí que está arriba!!

4 comentarios:

  1. Siempre ha sido así, desde arriba o desde abajo, en lucha constante sin convencerse, pero venciendo quienes mandan que sea desde arriba: dos teologías que hasta ahora han resultado irreconciliables, y que como resultado produce una eclesiología que el Vaticano II estuvo a punto de equilibrar… pero fue sólo un chispazo. Tal vez en otra ocasión, quizás en el próximo milenio…
    Aunque quizás lo hayas leído, esta recensión sobre su persona no está nada mal: http://blogs.periodistadigital.com/religion.php/2011/08/23/julio-lois-el-teologo-el-maestro-el-amig

    ResponderEliminar
  2. Poco que añadir tras la reflexión de Miguel Angel. Solo que desde mi perspectiva la única postura que siempre me pareció aceptable fue la de los "los amigos liberados", las creencias es lo de menos, meras fórmulas, en el fondo.... la misma actitud hacia la libertad y el amor. Beso.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡PUES QUÉ TRISTE!!. Yo creo que no, las circunstancias obligarán a reconocer la necesidad de cambios y a dar un nuevo giro hacia el Espíritu del Vaticano II, hacia un mayor cristocentrismo en vez de el actual eclesiocentrismo. Hay muchas tareas pendientes...
    yo comencé reflexionando en grupos cristianos sobre "Jesucristo y la liberación del hombre" de Leonardo Boff.Cuando los que tienen mi edad tengan tareas de gobierno en la iglesia cambiará algo no?. Sí, Miguel Ángel el mismo día 23 leí el resumen que me dices... tampoco me entero mucho , pero me da la impresión de que se ha escrito poco. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La libertad y el amor, dos palabras claves... si en eso coincides pues ¡no hay nada más que hablar!Procede actuar... Un Abrazo

    ResponderEliminar