El hoy no es más que el recuerdo del ayer y el mañana, el sueño de hoy.

domingo, 30 de enero de 2011

DISCURSO REVOLUCIONARIO EN EL DIA DE LA PAZ

El mensaje de Jesús (su estilo de vida y su enseñanza) lo sintetizan los evangelistas en las expresiones: reino de los cielos o reino de Dios, que sería mejor traducir por reinado de Dios. El anuncio de la presencia del reinado de Dios es la Buena Noticia (Evangelio) que Jesús proclama (Mc 1,14-15). Es el cumplimiento del plan de Dios en el mundo.
Esta nueva sociedad (nuevo pueblo, nuevo Israel), tienen unas leyes fundamentales: las Bienaventuranzas.
Mateo las coloca como pórtico de entrada al gran discurso sobre el reinado de Dios (sermón de la montaña). La redacción de las bienaventuranzas de Mateo es la más elaborada literariamente y la que mejor refleja su intencionalidad catequética. Tiene la estructura de un poema de ocho versos (al igual que el primer relato de la creación donde se repite…”y vio Dios que era bueno), centrado en la palabra “dichosos” (makorioi) que se repite en cada verso. Este adjetivo griego expresa el estado del hombre libre de preocupaciones, como los dioses, a los que los poetas griegos aplicaron este adjetivo para describir su estado de dicha o bienaventuranza.





EL POEMA DE LAS BIENAVENTURANZAS

PREPARACIÓN DE LA ESCENA (MT 4,23-25:)

Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en sus sinagogas. Anunciaba la buena noticia del reino y  curaba las enfermedades y dolencias del pueblo. (www.biblia12.com )
Destaca el momento solemne de la proclamación. La gente ha tenido ya una experiencia de lo que es el reinado de Dios: los que se le acercan son sanados de sus dolencias.



LA  ESCENA  (Mt  5, 1-2):

Al ver a la gente, Jesús se subió al monte, se sentó y se le acercaron sus discípulos. Entonces comenzó a enseñarles con estas palabras.
Alusiones sugerentes a la proclamación de la Ley en el monte Sinaí por Moisés (Éx 19, 3-20). Pero en Éxodo, los israelitas se mantienen a distancia, en Mateo, la gente rodea a Jesús; en Éxodo Dios habla a Moisés y éste al pueblo, en Mateo, Jesús habla directamente al pueblo, es Jesús-Dios quien habla.
PRINCIPIO GENERAL (Mt 5,3)
Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
La nueva sociedad anunciada por Jesús la integran los pobres en el espíritu. Dios no es neutral. Muestra su predilección de una forma clara: los pobres. Los primeros para Dios no son los que más méritos tienen sino los que más carencias tienen, reconocen que las tienen y no se bastan a sí mismos para satisfacerlas.   
    
CAMBIO DE SITUACIÓN (Mt  5, 4-6)

Bienaventurados los que lloran  porque serán consolados.
Bienaventurados los mansos, porque heredarán la tierra.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque serán  saciados.
En esta nueva sociedad se produce una alteración profunda del orden de valores habituales.

LA NUEVA SOCIEDAD (Mt 5, 7-9)

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
Esta nueva sociedad se regula por la misericordia (caridad, amor),  por la limpieza de corazón, por la búsqueda de la paz y la justicia.
CONCLUSIÓN (Mt 5, 10)

Bienaventurados seréis cuando os injurien y os persigan, y digan contra vosotros toda clase de calumnias por causa mía. Alegraos y regocijaos, porque será grande vuestra recompensa en los cielos, pues así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.
Los que han elegido libremente este estilo de vida de la nueva sociedad saben que se enfrentan a toda clase de calumnias. Sin embargo, si persisten a pesar de las dificultades y persecuciones, son los que constituyen “el reinado de Dios”.
¡¡FELIZ DÍA DE LA PAZ!!
El reino de Dios no es un lugar, sino el estado de cosas que resulta, del cumplimiento del plan de Dios en el mundo. Ello no se consigue mediante la alianza con el poder, ni por la estricta observancia de la ley o el culto para hacer méritos, ni se impone por la fuerza. Surge cuando hacemos  nuestra la causa de los pobres, de los que carecen de todo aquello que les es necesario para vivir conforme a la dignidad que les corresponde por ser los hijos preferidos de Dios.

3 comentarios:

  1. PAZ Y BIEN, Mónica. Me ha gustado tu entrada.Que tengas buena noche y Feliz día de la Paz.

    ResponderEliminar
  2. Me pasaba para decirte que me alegro ver que andas de vuelta por la red. Buen trabajo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ambos. Efectivamente estoy a asalto de mata. No tengo tanto tiempo como me gustaría. Trabajo, tesina, familia, compromisos de diversa índole... no me da el tiempo para más.Un fuerte abrazo a los dos. Por cierto, he echado de menos a Miguel Ángel... ¿está bién?

    ResponderEliminar