El hoy no es más que el recuerdo del ayer y el mañana, el sueño de hoy.

martes, 26 de octubre de 2010

Blame it on the Moon



Soneto interior
Aquí donde la tierra es menos tierra,
donde el agua es el agua del olvido,
donde el aire es un aire sin sonido
y donde el fuego ya no mueve guerra.
Aquí donde la tierra se destierra,
donde el agua carece de sentido,
donde el aire prefiere estar dormido
y donde el fuego su pasión encierra.
El hombre de mirada pensativa
sustituye las cosas de su casa;
la tierra, con su carne fugitiva,
el aire, con el aire de su aliento,
el agua, con su propio sentimiento,
el fuego, con el fuego que lo abrasa.
                    Autor: Francisco Luis Bernárdez
¿Puede uno llegar a sentir tanto sufrimiento que se rompa? ,  ¿Se puede ser muy sensible y muy resiliente?  Me parecieron interesantes. Respondo aquí.
Dice Gibran Khalil del dolor en su libro “El Profeta”:
“Vuestro dolor es la fractura de la cáscara que envuelve vuestro entendimiento. Así como el hueso del fruto debe quebrarse para que su corazón se exponga al sol, así debéis conocer el dolor…  es la amarga poción con la cual el médico que se oculta en vosotros cura a vuestro Yo doliente. Confiad por tanto en el médico y bebed su medicina en silencio y tranquilidad…”
Quizá uno de los mayores problemas  que observo en la juventud  de mi entorno cercano _ no en todos pero sí en un número significativo de ellos_) es la poca tolerancia a la frustración que tienen. ¡Vamos!, que soportan con dificultad que se les contradiga, que se les exija, que se les de responsabilidades, que no se les conceda lo que piden de forma inmediata…
¿Son más felices los jóvenes de ahora que los de hace dos décadas?... me lo pregunto

3 comentarios:

  1. Por la hora en que veo que has publicado te diré que estaba escribiendote mi respuesta. Creo que se llama serendipia, pues ambas andábamos enredando con la mente en la música. Antes de rematarla me han hecho dos videollamadas por skype mis alemanitos y claro, he tardado en pulsar la tecla.
    También he estado leyendo los posts atrasados y compruebo que ambas somos igual de "optimistas" y estamos al cabo de la misma calle, una vestida de sevillana y la otra de lagarterana, p'al caso tanto me da, ambas españolas. Lo de la juventud me parece demenciado, debe ser que estamos viviendo el final, la decadencia de una civilización y esto se manifiesta en sus frutos, una juventud... como esta, para qué ponerle adjetivos.
    Me ha encantado esta entrada. ¿Sabias que Whitman y Gibran son mis poetas favoritos? Ya ves, en esta cuestión nada patriota, claro que en cuestión de poesía soy mas bien zote, o perezosa o que más da. Aunque en este caso el poema de F.L.Bernardez me ha entrado fácil.
    En cuanto a la canción, es preciosa, no conocía a K. Melua pero ahora puedo comprobar tódos sus méritos. Luego me he ido a que me la presentara la "wiki"y a continuación me he escuchado "The flood", que me ha encantado. Muchísimas gracias por descubrírmela.

    En cuanto a mi visitilla por tu tierra, ya veremos cómo lo arreglo, (ten en cuenta que tengo dos granos en cada nalga: mis perritas. Dejarlas no resulta fácil, pero no es imposible). Tendría que ser desde Madrid, cuando vuelva, allá por Diciembre. Añadidos tengo los problemas personales con mi compi que son serios tras 18 años de convivencia y además las estrellas los propician.
    En fin, que aunque mi vida parezca tranquilita, te aseguro que no lo es tanto, pero seguro que algo se podrá arreglar en los próximos meses.
    Un muy fuerte abrazo y gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  2. No sé cómo contestar a tu última pregunta; fui joven no hace dos décadas, sino cuatro, y ahora no consigo ponerme en sus zapatos. Son muy diferentes ambos momentos, y cada tiempo tiene sus propios afanes. Igual que ahora acarreo mis propias banderas rotas, esta juventud también tendrá que cargar con las suyas algún día. Lo difícil es conjugar en este ahora ambas situaciones; creo que ya lo hicieron en su momento, como pudieron, mis mayores.

    A Gibran en este texto no termino de entenderlo. Si dolor es el resultado de forzar al cráneo a amoldarse a la expansión natural de nuestro cerebro para recibir nuevas informaciones, nuevos conocimientos, las reflexiones propias que uno mismo hace… yo quisiera volver a ser bebé y tener el hueso de pura gelatina, dúctil y permisiva. Si dolor es la consecuencia natural de encajarme en este mundo exterior que me viene dado, me rebelo porque no es del todo mío. Si dolor es el necesario paso para ser fecundo, como el trigo que en tierra se pudre para renacer, no me cabe sino aceptarlo y dejarme hacer.

    Tal vez esto último es lo que quiera expresar ese poema en soneto al decir: ”El hombre de mirada pensativa
    sustituye las cosas de su casa…”


    En cuanto a la música, preciosa, pero tuve que escucharla directamente en youtube, algo raro ha ocurrido en tu blog.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Con dos seguidores como ustedes me basta!!...
    Emejota me alegro que te haya gustado K. Melua, es la ventaja que tiene convivir con tres adolescentes en mi casa. Fue mi hijo mayor el que me llevó hasta ella.
    Puede que estuviésemos sincronizadas tanto en la búsqueda de música como en la interrupción... yo también tuve que salir a recoger a mi hijo en medio.
    En cuanto a lo de optimista, por lo general lo soy ... aunque últimamente no encuentro muchos motivos para ello, pero prefiero pensar que no es que no los haya sino que yo no los veo.
    A K. Ghibran lo tengo desde que era una adolescente, hace más de veinte años, "El profeta" y "el loco" juntos. Ya está viejito... siempre me gustó, me parece bello y profundo... me hacía pensar. Walt Whitman también me gusta (después paso por tu blog y te dejo una poesía suya como agradecimiento a tu canción, que la conocía por el grupo Abba). De todos modos a la poesía recurro de vez en cuando. Más bién en época de nostalgias o de melancolía ... Entiendo lo de tus "granos"... imagino que aunque se esté jubilado la vida no es una balsa pero ¡ánimo!... el que resiste vence... no te doblegues a las estrellas. Si puedo acceder a tu email te dejo un correo.
    ¡¡Gracias de nada!!... estoy aquí porque ustedes dos están ahí...
    Miguel Ángel, ¡¿eras joven hace cuatro décadas?!... o sea que eres un puretilla no?... con la vivacidad que describes lo que vives más te imaginaba un jovencito... ¡pues que Dios te siga conservando esa mente tan joven y lúcida! Comparto tu reflexión sobre la juventud, aunque, cuando me arrebato tiendo a inclinarme por lo que dice Emejota. En cuanto a Ghibran, debe ser que a mí me gusta ese estilo... también me gustaba mucho uno que me leí de jovencita y que, o lo presté o lo perdí, núnca más supe de él "El poder del pensamiento" de Swami Sivananda... era cuando estaba tanteando con la filosofía oriental... después preferí la cristiana.
    Yo el dolor y el sufrimiento, en este caso, lo entiendo como lo que tú dices del grano de trigo... como el dolor de un parto... condición necesaria pero transitoria... casi mejor aceptarlo que huir de él... porque no se va, es como nuestra propia sombra. Dice Nando, dibujante de humor, de ella: "zafarse de la sombra de los demás es fácil. Esquivar la propia es imposible.Y en esa lucha titánica por evitarla, gira la grotesca danza del hombre que quiso huir de sí mismo en su viaje a alguna parte".
    A mí también me pasó lo de la música... tanto es así que por eso lo puse una segunda vez y pasó lo mismo. De ahí que esté repetido dos veces... que no supe cómo eliminarlo... como ustedes dos son comprensivos con una novata no me queda amago (frase hecha que dicen en mi tierra, que quiere deci no me da apuro)... ¡¡Besos a los dos!!

    ResponderEliminar