El hoy no es más que el recuerdo del ayer y el mañana, el sueño de hoy.

martes, 7 de septiembre de 2010

Tomar distancia para ver mejor

A propósito de la noticia que ha saltado a la prensa en éstos últimos días acerca del ateísmo que postula Hawking en su último libro.




Hawking, “Dios no existe”


En The Grand Design, Hawking argumenta que la existencia de la ley de gravedad explica que el Universo puede y podría crearse por sí mismo. Esta creación espontánea es la razón por la que resulta redundante el papel de un creador. "No es necesario invocar a Dios para encender la mecha y poner en marcha el Universo", agrega Hawking en su libro.


El curso pasado asistí a unas conferencias en el Astrofísico de La Laguna en Tenerife, de Alejandro Sequeiros acerca del Diseño Chapucero que me parecieron interesantes.

Leandro Sequeiros y el Diseño chapucero

El Diseño inteligente y la complejidad irreductible


Este es el punto de partida del ensayo recientemente publicado en Ediciones Khaf por el paleontólogo y filósofo de la biología Leandro Sequeiros . En este ensayo se pretende orientar al lector sobre las salidas al conflicto entre ciencia y religión que parte de las críticas al llamado Diseño inteligente.


Sin embargo, éste verano me leí un libro que me regaló un compañero de trabajo, profesor de física, “Darwin y el Diseño Inteligente”, de Francisco Ayala que recomiendo para salir del entuerto…



Darwin y el Diseño inteligente

Creacionismo, cristianismo y evolución

________________________________________

Francisco J. Ayala (Autor/a) y Miguel Ángel Coll Rodríguez (Traductor/a)


Colección: Alianza Ensayo



Contenido



Francisco J. Ayala, biólogo y miembro de la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos, ofrece en este libro un camino para conciliar la religión y la ciencia con respecto a la evolución. Según Ayala, la ciencia y la fe religiosa no están en contradicción, ni pueden estarlo, puesto que tratan de asuntos diferentes que no se solapan. La ciencia busca descubrir y explicar los procesos de la naturaleza. La religión trata del significado y propósito del universo y de la vida, la relación entre los humanos y su Creador, y los valores morales que inspiran y guían la vida humana. La selección natural explica la evolución de las especies a través de millones de años y la adaptación de los organismos a su entorno, con ojos para ver, alas para volar, y agallas para respirar en el agua. Pero el mundo de la vida está lleno de imperfecciones, sufrimiento, crueldad, y sadismo. La espina dorsal esta mal diseñada, los depredadores devoran a sus presas, los parásitos destruyen a sus huéspedes. La selección natural da cuenta de estas calamidades, que, por ello, no necesitan ser atribuidas a mal diseño o perversidad del Creador. Según explica Ayala, la evolución por selección natural esta más de acuerdo con la fe religiosa en un Dios de amor, misericordia y sabiduría, que el llamado «diseño inteligente» que atribuye al Creador las imperfecciones del mundo de la vida. Darwin y el Diseño Inteligente proporciona la mejor introducción a Darwin y a la biología de la evolución actualmente disponible.

Y después de haber visto, oído y leído me quedo con lo siguiente de Leonardo Boff:


TOMAR DISTANCIA PARA VER MEJOR

Leonardo Boff, teólogo
Todos estamos angustiados con las crisis por las cuales pasa la Madre Tierra y la vida humana. Y tenemos buenas razones para ello, pues nos estamos enfrentando a un futuro que puede ser de vida o de muerte. Para ver mejor la situación, tenemos que tomar un poco de distancia. Vamos a comprimir los más de 13.000 millones de años de existencia del universo en un único año cósmico.


Vamos a ver cómo a lo largo de los meses fueron surgiendo todos los seres hasta los últimos segundos del último minuto del último día del año. Veamos cómo queda el escenario que un cosmólogo amigo me ayudó a calcular.


El 1 de enero ocurrió la Gran Explosión (el big bang).



El 1 de marzo surgieron las grandes estrellas rojas que después explotaron y de sus elementos, lanzados en todas las direcciones, se formó el actual universo. 



El 8 de mayo surgió la Vía Láctea, una entre cien mil millones.



El 9 septiembre nació el Sol, el centro de nuestro sistema.



El 1 de octubre nació la Tierra, el tercer planeta del Sol.



El 29 de octubre irrumpió la vida en el seno de un océano primitivo.
El 21 de diciembre surgieron los peces. 



El 28 de diciembre a las 8.00, los mamíferos.



El 28 de diciembre a las 18,00 horas, volaron los pájaros.



El 31 de diciembre a las 17.00 horas nacieron nuestros antepasados pre-humanos, los antropoides.


El 31 de diciembre a las 22.00 horas entra en escena el ser humano primitivo: el australopiteco.



El 31 de diciembre a las 23 horas, 58 minutos y 10 segundos surgió el ser humano de hoy, llamado sapiens sapiens, portador de conciencia refleja.



El 31 de diciembre a las 23.00 horas, 59 minutos y 6 segundos nació Jesucristo, figura central del cristianismo y, para los cristianos, el salvador del mundo.



El 31 de diciembre a las 23.00 horas 59 minutos y 59,02 segundos Pedro Alvares Cabral llegó a Brasil.



El 31 de diciembre a las 23.00 horas y 59 minutos y 59,03 segundos Europa empezó a ser una sociedad industrial y a expandir su poder, explotando el mundo y creando el foso actual entre ricos y pobres.



El 31 de diciembre a las 23 horas, 59 minutos y 59,54 segundos, se hizo la Independencia de Brasil.



El 31 de diciembre a las 23 horas, 59 minutos y 59,56 segundos (a partir de 1950) el ritmo de la explotación y devastación ecológica se aceleró dramáticamente.



El 31 de diciembre a las 23 horas, 59 minutos y 59,58 segundos Lula fue elegido presidente, un obrero en el poder.


Poco después se constató el peligroso calentamiento global que puede amenazar el futuro de la civilización.



El 31 de diciembre a las 23 horas, 59 minutos y 59,59 segundos vinimos nosotros al mundo.




El ser humano es uno de los últimos seres que han aparecido y se inserta en el movimiento general del cosmos. Pero posee una singularidad: sólo él es consciente de esta historia y de su lugar en el tiempo.


El tiempo humano es más corto que el leve suspiro de un niño. Incluso así, surge en nosotros un sentimiento de gratitud hacia el universo que organizó todas las cosas de forma tal que ahora podemos estar aquí para pensar y admirar estas maravillas, llenos de respeto y reverencia. 



Y no estamos solos. El universo nos dio tantos compañeros y compañeras: las estrellas, los animales, las plantas, los pájaros y los seres humanos, todos formados por los mismos elementos cósmicos.


Este Todo terrestre no puede acabar miserablemente por nuestra irresponsabilidad. Vamos a superar la crisis y a seguir viviendo y brillando, pues nuestra cuna está en las estrellas.

2 comentarios:

  1. Ves cómo sabes hacerlo. Te pones a pensar, escribes lo que sientes, y lo dejas. Luego vas cogiendo el ritmo, tratas los asuntos que te gustan, te interesan o te preocupan. Si metes la pata, a la próxima vas y corriges. Y no hay más. Quienes quieran, ya vendrán, da tiempo al tiempo. Y sobre todo, sé tú misma, siempre.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Gracias por los ánimos!!... sí... sé hacerlo. ¡¡Buen fin de semana!!... en realidad lo más que me gusta es leer los blogs de ustedes. Pues ahí voy...

    ResponderEliminar