El hoy no es más que el recuerdo del ayer y el mañana, el sueño de hoy.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

LA INOCENCIA DE LA VÍCTIMA

EL CUENTO DE LA LECHERA ACTUALIZADO

Hace aproximadamente una década,  en EEUU de América,  había una joven electricista que quería independizarse. Decide comprarse un apartamento. Como tenía pocos ingresos y su trabajo  era bastante inestable no creía que los bancos le fueran a prestar dinero. Sin embargo, “la esperanza es lo último que se pierde” _ pensó_  y se fue a una sucursal bancaria a rellenar la solicitud. Para su asombro, su solicitud fue aprobada.
En el banco, al director le habían dicho que lo importante era que las hipotecas concedidas a clientes poco solventes fuesen catalogadas como “subprime” (hipotecas de alto riesgo) y así cobrarles un tipo de interés más elevado. Luego ya se encargarían en la central de reducir ese riesgo mediante alguna clase de ingeniería financiera. Claro está, que en el hipotético caso de que se declarase insolvente siempre podían quedarse con el apartamento y revenderlo… a un precio más alto aún (ya que el precio estaba subiendo).
Por esas fechas, en la sede central del NewYorkBank… D. Evaristo, con sólo 38 años, es “experto en titulización” y su trabajo consiste en comprar activos financieros (p.ej. créditos hipotecarios), “reestructurarlos” y después revenderlos, quedándose por supuesto con un margen y a menudo también con una porción del paquete comprado. (Al revender las hipotecas, éstas ya no figuraban en el balance y, de este modo, podía cumplir (el banco) con las normas internacionales que prescriben una determinada proporción entre el capital que el banco posee en efectivo y los créditos concedidos). A más operaciones, más rentabilidad. Para reestructurar las hipotecas, D. Evaristo y su equipo hacían distintos “paquetes”. Los más fáciles de vender a otros bancos, hipotecas prime, tenían menos riesgo pero su rentabilidad era limitada y a las subprime, de mayor riesgo, D. Evaristo  las dividió en tramos. Los primeros tramos eran más seguros y más fáciles de vender a otros bancos. Los últimos tramos serían los primeros en quebrar en caso de insolvencia del que solicitó la hipoteca en primer lugar: nuestra joven electricista. Así continuó el negocio creciendo y engordando en complejidad, que si fondos de inversión, que si rentabilidad a corto plazo, que si globalización…
Hasta que  la joven independiente leyó un día en el periódico que el precio de la vivienda había empezado a bajar. Preocupado por la hipoteca que estaba pagando (aún le quedaba el 95%) encargó una tasación para conocer el valor real de su apartamento. Comprobó que el valor real del mismo era inferior  (un 12%) al importe de hipoteca que tenía que pagar y además los intereses estaban subiendo. Por si fuera poco, el jefe para el que trabajaba estaba intentando hacer reajustes en la empresa, pues las pérdidas eran cada vez mayores. Así es como decidió presentarse en casa de sus padres como si fuera el hijo pródigo (o hija, da igual) y les dijo que si le aceptaban de nuevo en el hogar familiar comunicaría al banco que dejaba de pagar la hipoteca y que se podían quedar con el apartamento.
Cuando el director del banco recibió la noticia de que otra hipoteca iba a quedar impagada le dio un vuelco al corazón. Era la undécima en menos de una semana, y con el mercado inmobiliario por los suelos no podrían vender los apartamentos a un precio que les permitiese recuperar su inversión. Todo hacía pensar que fueran llegando más declaraciones de insolvencia por parte de sus clientes. Colorín colorado éste cuento ha empezado…
v  Relato inspirado en suplemento del cuaderno nº 152 de Cristianismo y Justicia, sobre la crisis económica.



SOLUCIÓN-PARCHE

Mamá banco central inyecta liquidez en el sistema. Papá superávit  que ayude en lo que pueda…
REAJUSTE 
PASO DE BOLSAS GORDAS  A BOLSAS FLACAS… (Véase relato análogo en los sueños del faraón, Génesis 41).


 PROPUESTA CRISTIANA
Invito a leer el documento de la HOAC sobre la Reforma Laboral para ampliar información. www.hoac.es/pdf/reflexiones/REFORMALABORAL.pdf


En este documento se plantea, entre otras cosas,  desde una perspectiva cristiana, el problema fundamental de la actual reforma laboral, no sólo en España sino en el conjunto de Europa. Se trata de que, en lugar de ayudar a caminar hacia la construcción de un nuevo modelo de relaciones económicas y sociales que permitan avanzar en el reconocimiento práctico de la dignidad de las personas, en justicia y libertad, y en responder a las necesidades de los empobrecidos (ver enlace: http://wwwundp.org/spanish/mdg/basics.shtml  sobre cumbre de Objetivos de Desarrollo del Milenio), lo que hace es continuar en el mismo camino que nos ha llevado hasta donde estamos actualmente. Saldremos de la crisis con justicia y humanidad si rectificamos el rumbo. De hecho, lo que se está haciendo es dar una vuelta de tuerca más en la pretensión de subordinarlo todo a las exigencias del mercado, con olvido de los derechos de las personas.  La solución pasa por cambiar el modelo de producción y consumo. Que sea un modelo que permita vivir y cultivar la vida personal, familiar, cultural, social y religiosa sobre unos cimientos de justicia y libertad.
Por último, destacar un fragmento de texto, del documento del Papa, Benedicto XVI  acerca de las condiciones del trabajo digno:
Benedicto XVI en «Caritas in veritate»: «Un trabajo que, en cualquier sociedad, sea expresión de la dignidad esencial de todo hombre o mujer: un trabajo libremente elegido, que asocie efectivamente a los trabajadores, hombres y mujeres, al desarrollo de su comunidad; un trabajo que, de este modo, haga que los trabajadores sean respetados, evitando toda discriminación; un trabajo que permita satisfacer las necesidades de las familias…; un trabajo que consienta a los trabajadores organizarse libremente y hacer oír su voz; un trabajo que deje espacio para reencontrarse adecuadamente con las propias raíces en el ámbito personal, familiar y espiritual; un trabajo que asegure una condición digna a los trabajadores que llegan a la jubilación» (n. 63)


PERO... ¿CÓMO SE LE DA LA VUELTA AL "CALCETÍN"?...

CUESTIONES A TENER EN CUENTA


  1. ¿Llegaremos a legalizar un sueldo máximo para los directivos, altos funcionarios y responsables de la economía financiera?


  2. ¿Será posible una legislación mundial sobre los derechos y deberes del mundo productivo, económico y financiero, de forma que tengan unos mínimos de obligado cumplimiento que hagan disminuir las diferencias y la competencia basada en los bajos costes sociales?


  3. ¿Se articulará una nueva estructura organizativa en Naciones Unidas para que se convierta en un ámbito realmente democrático y no sometido al derecho, legal pero injusto, de veto por parte de las potencias que ganaron la Segunda Guerra Mundial (1939-1945)


  4. ¿Se irán destruyendo los proteccionismos por parte de los grandes estados que imposibilitan a los países del tercer mundo vender en igualdad de oportunidades sus producciones, en especial las agrícolas?


  5. ¿Se legislará en contra de todo tipo de contratos blindados que acaban derivando en prácticas de explotación, contrarias a la equidad, la transparencia y la competencia legal?


  6. ¿Se trabajará en contra de la permanencia y continuidad de los paraísos fiscales, donde todo tipo de dinero negro y fraudulento encuentra refugio y protección, a costa de la transparencia y la legalidad que son vehículos insustituibles del bien común?


  7. Las inversiones en salud y en superación de las enfermedades del tercer mundo, y las inversiones para garantizar los mínimos de alimentación y de agua para toda la humanidad, ¿serán similares a las que hoy se destinan a los gastos militares o a las que se han hecho para asegurar la continuidad de muchos grandes bancos y entidades financieras?


  8. La igualdad real en responsabilidad, tareas y sueldos entre los hombres y mujeres, ¿irá ganando terreno tanto en las leyes como en la práctica y las mentalidades?


  9. Si realmente se quiere combatir y castigar a los regímenes dictatoriales que conculcan los derechos humanos, ¿se aplicará esta política a todos los países o sólo a aquellos que ni tienen petróleo, ni pueden dejar de comprar productos nuestros o hacernos chantaje con problemas de pesca o migraciones?, ¿nos pondremos fuertes sólo ante los más pobres de los dictadores?


  10. Los “responsables de la tierra” ¿continuarán siendo tan irresponsables ante la grave enfermedad de nuestro planeta?

No hay comentarios:

Publicar un comentario